Irreflexiones

momentos de indecisión desde mi sofá

Las Benévolas

Posted by abondu on April 17, 2008

El gran fenómeno de la literatura del último trecho del pasado año, un troncho de casi mil páginas que lo mismo sirve para acordarse de los nazis que para gato de coche.

No os llameis a engaño, es un buen libro, al menos a mi me gustó, pero asusta desde su aspecto hasta su contenido.

La historia, contada en forma de memorias nos transporta en primer lugar a la Francia de postguerra, en la que Max, un empresario textil hace toda una declaración de intenciones:

“.. Si habéis nacido en un país y en una época en que no sólo nadie viene a mataros a la mujer y a los hijos sino que, además, nadie viene a pediros que matéis a la mujer y a los hijos de otros, dadle gracias a Dios e id en paz”.

En ese momento es en el que comienza la verdadera historia, Max narra su carrera en la SS, que corre paralela al nalcionalsocialismo y a la expansión alemana por Europa.

Max es un doctor en derecho, que tras alistarse en la SS, se encarga de dar cobertura legal a la SS en su labor de aseguramiento y pacificación tras la vanguardia del ejército alemán.

Allí actua de asesor legal de todas las operaciones de “limpieza” y “pacificación” ejecutadas por las SS en la retaguardia, para evitar situaciones de sublevación. Lo que comienza como detenciones y ejecuciones de saqueadores, traidores y saboteadores tras las líneas alemanas va pasando poco a poco a convertirse en una limpieza de todo aquel elemento despreciado por los nazis.

A lo largo de la novela Max va haciendo de la “obediencia debida” y de la fe en el Führer y el nacionalsocialismo una excusa para no detenerse a pensar en todas las atrocidades que gracias a su ayuda se están cometiendo. Amparándose en que él no es el que da las órdenes ni es el que las ejecuta, si no que, en el peor de los casos se trata de un engranaje que podría ser fácilmente sustituido por cualquier otra persona, se sume en la espiral de horror que causan las SS a su paso por los territorios conquistados por el ejército alemán.

Tras su convalecencia por una herida en el cerco de Stalingrado, asciende en las SS para ir a parar a la gestión de los campos de concentración polacos en los que sufre la derrota del ejército alemán y tiene que precipitar su huida hacia Berlín.

Paralelamente, podemos ver como una infancia estricta y torturada y un amor de juventud imposible, su hermana, hacen de él un personaje inestable con periodos de locura que le perjudicarán notablemente en su carrera en la SS y le convertirán en alguien peligroso incluso para sus amigos.

Una historia que narra la vida de un hombre que, sometido a un sistema totalitario se ve convertido en un engranaje de una máquinaria que cometió una de las mayores atrocidades del siglo XX. La historia de un hombre que hace de ese sistema la excusa de los crímenes cometidos gracias a su necesaria participación.

Recuerda mucho a una escena de la película Stalingrado en la que un soldado alemán le echa en cara a un suboficial de su ejército la convivencia que ellos tenían, a pesar de nos ser nazis y estar muchas veces en contra de su ideología habían sido cómplices de sus crímenes de guerra por no negarse a cumplir las órdenes de sus superiores.

Lo puedes encontrar en tu biblioteca más cercana.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: