Irreflexiones

momentos de indecisión desde mi sofá

Archive for January, 2008

/dev/null

Posted by abondu on January 30, 2008

/dev/null es el pozo sin fondo del mundo unixero y linuxero. Ahí es dónde va a parar toda la mierda que no queremos, los mensajes que no nos apetecen leer de la linea de comandos, el spam, las quejas de los usuarios de los equipos que administras, ese tipo de nimiedaes.

En la oficina hay un dispensador de agua de estos de garrafa grande que cada vez que lo recargamos parecemos clones de Iñaki Perurena, pero eso ahora no viene al caso.

La cuestión es que la maquinita de marras tiene un hueco debajo de los grifos en los que cae el agua que gotea y ese tipo de cosas. Como el dispensador sólo va enchufado a la corriente y no tiene ningún tipo de desague siempre hemos dicho que ese hueco era /dev/null porque nunca se llenaba.

Pues resulta que /dev/null se ha rebelado y con el liquidillo que mantiene en su interior ha empezado a crear vida por su propia cuenta cual sopa primigenia.

Posted in trabajo | Leave a Comment »

Precausiónnn, amigo peatooon

Posted by abondu on January 29, 2008

Posted in Cosas que ver en Huesca | Leave a Comment »

Niebla, niebla y más niebla

Posted by abondu on January 29, 2008

Posted in Cosas que ver en Huesca, trabajo | Leave a Comment »

Bilbao, capital del mundo

Posted by abondu on January 29, 2008

Posted in General | Leave a Comment »

Educación para la ciudadanía

Posted by abondu on January 29, 2008

Posted in Cosas que ver en Huesca | Leave a Comment »

Master

Posted by abondu on January 29, 2008

Posted in trabajo | Leave a Comment »

Avilés,paraiso wifi

Posted by abondu on January 23, 2008


Lo del tráfico es otro cantar


Posted in General | 1 Comment »

Paisajes asturianos

Posted by abondu on January 23, 2008


Panera carreñense


Posted in General | Leave a Comment »

Ayúdate a ti mismo

Posted by abondu on January 14, 2008

Posted in El odio | 1 Comment »

Una visitilla a Ikea

Posted by abondu on January 14, 2008

Fuimos a Ikea a por una librería para evitar que los libros nos comieran el salón y salimos así:

Esos dos muertos se transformaron al cabo de unas horas en esto:

Y apenas unos minutos más tarde terminaron así:

Todo esto no podría haberse conseguido sin la inestimable ayuda del mulo de carga de Sergio, que nos ayudó a empujar los sesenta y pico kilos de la criatura escaleras arriba.

Posted in Personales | 1 Comment »