Irreflexiones

momentos de indecisión desde mi sofá

Si tu somier tiene más de 10 años…

Posted by abondu on September 6, 2007

no tienes somier, parafraseando a cierto anuncio,…

Pues bien, eso es lo que nos pasa a nosotros, que el somier que tenemos (teníamos) está hecho un cristo…

Hundido..

Con una pata doblada….

y rota…

Y luego claro, pasa lo que pasa, que hay dos posiciones posibles en ese colchón, la primera requiere casi tanto esfuerzo como la del váter turco, de lado, cúbito supino creo que se dice, haciendo fuerza con los riñones para no ceder a la gravedad y caer en el agujero negro que es el centro del colchón. Y la segunda cuando ya da todo igual, cuando tus riñones están exahustos y la vida te da igual y sólo quieres dormir….

Es en ese momento en el que cedes ante las leyes de la física y afrontas la gran decisión… ¿quién duerme encima y quién debajo? por que, no nos engañemos, al final alguien acaba parcialmente debajo del compañero de cama, siempre y pase lo que pase. Hay varias formas de tomar esa decisión:

Democráticamente;
Se vota y quién pierda asume su derrota y pasa a ser la semialmohada del otro. Esta forma tiene varios inconvenientes ya que por mi experiencia suele haber un empate siempre, es muy difícil que alguien se equivoque y elija morir por aplastamiento, pero peores cosas se han visto y casi siempre el número de personas que hay en una cama es menor o igual a 2 (la votación obvia de una persona no se tiene en cuenta en este supuesto), aunque bueno, siempre hay alguien que conoce a alguien que una vez escuchó a alguien que dijo que había dormido con más personas… o hecho cosas peores, claro, pero ahí no creo que ya importe demasiado quién duerme encima de quién sino a quién le toca ahora….

Sorteo;
Al pito-pito, como toda la vida, se hace el célebre juego y el que pierda, pues pringa, qué se le va a hacer….

Apostando;
Para la gente a la que le va el riesgo, la emoción… se echan unas cartas, un ajedrez, un parchís o algo… y el que pierda, pues vaya, lo de siempre.

Por turnos;
Una variación de las anteriores, se comienza con un sorteo o una apuesta a un juego y ahí se determina quién será el que comienze a pringar, a partir de ese día y en las sucesivas noches se irá rotando de “colchón humano”. Esta forma puede traer pequeños inconvenientes puesto que hay que determinar muy concretamente que se considera dormir y qué no… Estoy hablando de la posibilidad de echar una siesta y los enfrentamientos que esto puede traer, pervertidos, que siempre estais pensando en lo mismo (único).

La ley del más fuerte;
Para los competitivos, hay varias opciones comenzando por los pellizcos, pasando por las patadas y llegando como último recurso a la guerra química, es una opción que suele llevar a enfrentamientos en otros momentos del dia y al agotamiento físico de los oponentes, con lo que pasado un tiempo prudencial ya da igual quién sea el que sufra el peso del contrario….

Insomnio;
“O, como me cuesta más dormir que a un mono puesto de speed voy a ser yo el que aguante más despierto y cuando cedas al sueño, muawhhh, ¡caerás bajo mi peso!”. Esta situación claro está da lugar a unas ojeras de lemur valederas para todos los días del año….

Total, que como ninguna de estas formas de elección resulta muy gratificante y dormir no resulta demasiado descansado, pues acaba pasando lo que se preveía….

colchón al suelo y a esperar a que llegue el nuevo somier amablemente financiado por el casero…..

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: